A caballo de los 30 y llegando a los 40

Avanzada en la treintena una servidora se da cuenta de que han sido muchos los obstáculos sociales, laborales, personales…. Aun así ¡No importa! porque lo mejor es aprender de cada una de las piedras que hay que saltar en el camino, y en mi caso sólo he aprendido una sola cosa pero muy reveladora. ¿Quieres saber cuál es? pues muy fácil “YO MANDO”
Y es que pertenezco a una época en la que, a pesar de los avances, sigue siendo muy difícil el mero hecho de ser mujer.
Ser mujer en el mundo laboral se hacer cada día más complejo. No importa la preparación que tengas porque siempre es más rentable alguien que no pueda tener hijos, que no tenga una familia esperando en casa, que trabaje 12 horas a cambio del salario de 8 y que, a poder ser, no se note demasiado que sabe más que el típico jefe que no ve más allá de su propio entrecejo (prometo escribir un artículo a cerca de este tema porque aquí tengo master superado con buena nota).
Si nos trasladamos al plano sentimental no es sencillo ni para nosotras ni para ellos. Tenemos formas distintas de afrontar las cosas, las emociones, los sentimientos… Pero hay algo en lo que, aunque me jode en exceso, tengo que dar las razón a mi sexo opuesto y es que a veces somos retorcidas hasta la muerte. Es frecuente las rencillas entre amigas, e incluso la falta de apoyo de una mujer a otra, cosa que nunca entenderé.
En el ámbito ámbito social la cosa cambia porque aquí nos viene al pelo el famoso dicho que versa: “ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el nuestro“. Con esto quiero decir, por ejemplo, que no es considerado del mismo modo una mujer divorciada que un hombre divorciado, y aunque este puede parecer un ejemplo fácil tampoco está socialmente aceptado que un hombre se quede en casa a criar a sus hijos mientras su pareja “mujer” trabaja fuera.
Podría escribir 3 páginas sobre cuestiones como estas, y lo haré más adelante, citaré todos esos obstáculos que he saltado y cómo los he superado porque, al final, sólo existe una solución y es que:  YO MANDO, YO DECIDO!!!

frases-de-superacion-para-mujeres

A caballo de los 30 y llegando a los 40 he aprendido que aquello que no me gusta lo puedo cambiar si me lo propongo y  eso significa que no hay nada que me impida ser yo, no hay nada que me impida ser una MUJER FELIZ!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s