Sin categoría

Querías destruirme y me convertiste en una Gran Empresa

pulso.jpg

El tiempo pone a todo el mundo en su sitio y afortunadamente yo estoy ahí para verlo. En alguna ocasión he hablado de las ventajas que supone tener un jefe tonto que, aunque son muchas, la más ventajosa es que… si resistes, te conviertes en un ser invencible, tal y cómo me pasó a mí.

Hoy quiero compartir mi historia porque sé que a much@s que estéis pasando por lo que yo he vivido os valdrá de algo y -¿por qué no?- para hablar clarito,  porque sé que el inepto que me ha convertido en un ser imbatible me sigue los pasos de cerca, lo cual me alaga porque ¡querido mío, tienes mucho que aprender de mí y de la gente como yo!

Lo primero que quiero decir es que, siempre estaré agradecida a la empresa (multinacional) en la cual me he desarrollado profesionalmente y de la cual he aprendido tanto, teniendo en cuenta las cosas buenas y las cosas malas. Cuando yo empecé, el proyecto en común no sólo era atractivo sino que además era un reto hasta que la compañía empezó a deshacerse de los  valores humanos (a mi criterio) más importantes y alzó en valor a gente que no estaba preparada para ello. Siempre me he sentido muy bien valorada tanto por mi empresa como por mis clientes, algo que el mundo comercial en el que me muevo no es muy habitual dado que para la desgracia del gremio hay mucho cantamañanas que mira la cuenta de los clientes pero no mira sus necesidades ¡grave error tanto profesional como personal!.

En fin, mis problemas llegaron con mi embarazo y mi cambio de jefe, y aunque podría enumerar mil cerdadas (a mi entender), paso de perder el tiempo en recordarlas siquiera y sólo me centraré en las desacreditaciones que éste fenómeno hacía hacia mi persona como:

  • Esta chica tiene unos resultados pésimos.
  • Los clientes le ponen reclamaciones constantemente.
  • Ha engañado a los clientes
  • …. Y un largo etc, hasta me ha acusado de falsificar contratos.

Lo enumero bien claro porque hasta ahora ni tengo, ni he tenido ni tendré que esconderme de nada ya que yo nunca he tenido una mala praxis ni hacia mis clientes ni hacia nadie. Lo que me resulta curioso es que desconocía que existiera un ser tan ignorante capaz de verbalizar tales afirmaciones a sabiendas de que jamás existieron tales reclamaciones y lo más llamativo es que algún compañero que pecó con algunos de los hechos citados, la empresa enseguida le abrió un expediente sancionador y lo echó a la calle ¿no es raro que a mí, siendo tan poco profesional, no me abrieran tal expediente?.

La cuestión es que la chica de los resultados pésimos estaba muy por  encima de la media, nunca recibió una reclamación por parte de un cliente hacia ella y – gracias a Dios- sus papás le dieron una educación en la cual el engaño, la estafa y la falsificación no formaban parte de ella. Yo ¡querido! No necesito engañar a nadie para firmar 200 míseros euros más en un contrato, mi profesionalidad vale mucho más que todo eso.

Siendo honesta y no aguantando más a este señor y con la indefensión de unos Sindicatos que jamás miraron por mí y de un departamento de RRHH que se centraba en otro lado, me fui en uno de los tantos ERES que ejecutó la empresa. Imaginaros al tipo en cuestión frotándose las manos y pensando ¡qué bien que me he quitado del medio a ésta! ¡¡¡jajajaja pobre iluso!!!.

Durante el año que estuve de baja porque no era capaz de estar al lado de este “señor” me formé más todavía, mi médico me mostró mi capacidad y mi familia me enseñó que yo podía con todo eso y más, y… ¡¡¡¡sorpresa!!! Monté mi propia empresa de comunicación digital, pero bien eh, nada de chapuzas ni de engordar clientes a base de productos  que no le hacen falta ¡¡¡¡nooooo!!!! En mi empresa la profesionalidad y la ética están por encima de todo, en mi empresa somos humanos que tratamos a otros humanos y ese ¡querido ignorante! (aunque tú no lo aprenderás jamás) es el secreto del éxito profesional, memoriza  estas palabras: ética, profesionalidad, sinceridad y humanidad. Si consigues unir todo esto la rentabilidad llega después y algo aún mucho más importante, los clientes te valoran y eso –“amigo mío”- no sabes lo gratificante que es.

Y parece que no has tenido bastante mientras me tenías en tu empresa que ahora que cada uno ha seguido su camino te dedicas tú y los dos tontos de turno que te hacen caso (o que te tienen miedo) a difamarme y a decir barbaries a los clientes sobre mí. Pues… esto último te lo tengo que agradecer porque, lejos de tu intención, lo único que has conseguido es perjudicar a tu empresa, da muy mala imagen hablar así de la competencia ya que ¡¡¡yo no necesito hablar mal de ti para que me vayan bien las cosas!!! ¡¡¡pregúntate por qué!!! Bueno venga… te voy a ayudar porque sé que de dónde no hay no se puede sacar: PROFESIONALIDAD Y ÉTICA. Puedes decir y hacer lo que quieras, pero repito, quien queda como un gañán eres tú y la empresa a la que representas que en lugar de mantener clientes los pierde con esa técnica tan inteligente que te has sacado de la manga, que lo único que consigue es incomodar más a los clientes.

Mi empresa lleva un año en funcionamiento, y aquella chica que pintabas como una inútil, tiene 50 clientes “muy satisfechos” a los cuales no sólo asesoramos honesta y correctamente, si no que cuidamos y atendemos a sus necesidades por delante de las nuestras. 50 clientes nuevos –potenciales como tú los llamas- que hablan de mí y traen a otros clientes ¡¡¡¡ eso a ti estimado exjefe no te ha pasado en la vida!!!

Sí, yo soy la chica que –según tu- hacia las cosas tan mal.

Afortunadamente el tiempo llegó y…¿Qué tal te van las cosas? Déjalo, no hace falta que ni contestes porque yo estoy en mi sitio y tu afortunadamente acabas de empezar a estar en el tuyo sin que yo haya tenido que hacer nada salvo esperar y mirar, porque…  LA EDUCACIÓN QUE A TI TE FALTA ES LA MISMA QUE A MI ME SOBRA y por tanto, aunque podría decir y demostrar (gracias a la tecnología 😉 ) 1000 cosas, ni tu eres tan importante  ni yo tengo tanto tiempo para perder.

Anuncios

2 comentarios sobre “Querías destruirme y me convertiste en una Gran Empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s